Humilladeros

La antigua costumbre romana de colocar mojones en las calzadas, o montones de piedras o las imágenes de sus dioses protectores de viajantes y comerciantes, fue heredada por el cristianismo. Por ello, se levantaron cruces en los caminos, que a la vez de indicadores cumplieron una finalidad religiosa, al permitir al viajero solicitar la protección divina.

En cada región, los humilladeros se levantaron con sus propias características arquitectónicas, y obedeciendo a variadas razones: promesas, recuerdos de muertes, súplica de bendiciones. Los humilladeros de nuestro municipio, no son ajenos a esta devoción.

A veces se halla la cruz sola, pero generalmente son pequeñas capillitas de sillares labrados, de planta cuadrada o rectangular, cubierta con bovedilla de cañón o, directamente, por el tejado a dos o cuatro aguas. En su interior se encuentra el crucifijo, o estatuilla de la virgen, frecuentemente  acompañados de otras imágenes.

Desde Castaño del Robledo parten varios caminos a otros municipios cercanos, única vía de comunicación de antaño; y paraíso de senderos actualmente. Fiel a la tradición, en los tres caminos que fueron más transitados se encuentran unos humilladeros que permitían pedir protección divina al comienzo del viaje y descansar en sus escalones, al regreso.

Humilladero del Señor

En el camino de salida hacia Galaroza, junto al área recreativa, se encuentra este humilladero, también conocido como, la Ermita del Cristo, fechado en el siglo XVIII.

De planta cuadrada, construido en alto, a modo de altar, y de empinadas escaleras que llevan a una pequeña terraza cuyos muros laterales hacen de bancos, alrededor de una capilla en cuyo interior mora el crucifijo de Cristo.


Cruz del Calvario 

En la salida hacia Jabugo, por el sendero llamado Ribera de Jabugo, se erige una cruz de piedra, junto a un abrevadero.

Ermita de la Virgen del Rosario

En el camino de Santa Ana, junto al cementerio, se levanta una capilla cuadrada a la que se accede, bajando, esta vez, unos escalones bajos. Una cerca rectangular con asientos de piedra permite descansar y orar a un grupo de personas.

La ermita de la Virgen de Rosario fue construida a finales del s. XVIII y desde su rellano se contempla una de las imágenes más bonitas de Castaño del Robledo.

  

Rutas y Senderos

Los antiguos caminos que alumbraron el nacimiento de Castaño del Robledo como epicentro geográfico de la sierra alta de Aracena son hoy nuevas rutas y senderos que permiten al viajero adentrarse en unos parajes altamente representativos del Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche.

Trazados aproximadamente sobre los mismos caminos que antaño utilizaron los lugareños en sus comunicaciones viarias, los actuales senderos, convenientemente señalizados en algunos casos, constituyen una magnífica oportunidad para disfrutar y apreciar el ecosistema del bosque serrano.

Ya sea caminando, a caballo o sobre las ruedas de una bicicleta, la variedad de caminos conducen al senderista a través de bosques de castaños centenarios, entre los originales robledales, o bordeando el frescor de sus riachuelos y arroyos.