Fuentes

La población cuenta con varias fuentes que aprovechan la abundancia de agua del municipio. Situadas normalmente en los ensanches de las calles, han sido utilizadas a lo largo del tiempo tanto como para usos domésticos como de abrevadero para los animales.

Destacan:

Fuente del Barrio (entre el núcleo principal y el barrio del Calvario), con una inscripción sobre placa de mármol blanco con las armas reales y la fecha 1728.

La toma de agua de una fuente construida no directamente de un manantial, desvela mucho sobre el desarrollo del pueblo y la disposición de cierta infraestructura que explica el aumento de población de aquella época, y cierto estatus económico, que hace posible la expansión del pueblo hacia otras vías de comunicación.

Fuente de la Mazorca, también conocida como El Chorro. (Calle Rábida, en la trasera de la iglesia inacabada). Esta fuente es barroca del siglo XVIII y cuenta con un pilar. Tiene dos caños que emanan agua todo el año, y permite saciar la sed y refrescarse a todas las personas que por allí pasan.

Fuente del Venero (barrio del Calvario), situada al comienzo del camino que lleva a Jabugo, es también un abrevadero que permitía dar de beber a las bestias antes y después del viaje.

Abrevaderos del barrio El Castañar.

  

Rutas y Senderos

Los antiguos caminos que alumbraron el nacimiento de Castaño del Robledo como epicentro geográfico de la sierra alta de Aracena son hoy nuevas rutas y senderos que permiten al viajero adentrarse en unos parajes altamente representativos del Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche.

Trazados aproximadamente sobre los mismos caminos que antaño utilizaron los lugareños en sus comunicaciones viarias, los actuales senderos, convenientemente señalizados en algunos casos, constituyen una magnífica oportunidad para disfrutar y apreciar el ecosistema del bosque serrano.

Ya sea caminando, a caballo o sobre las ruedas de una bicicleta, la variedad de caminos conducen al senderista a través de bosques de castaños centenarios, entre los originales robledales, o bordeando el frescor de sus riachuelos y arroyos.