La declaración por la Ley 4/89 del Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche y de los Parajes Naturales de Sierra Pelada, Rivera del Aserrador y Peñas de Aroche vino a reconocer el valor ambiental de la comarca de la Sierra de Huelva y, más concretamente, de las formaciones arboladas autóctonas, de las dehesas, de los espacios de ribera y de los paisajes agrícolas tradicionales existentes en este territorio.

En la zona más occidental de Sierra Morena, y al norte de la provincia de Huelva, ocupa el Parque una superficie de 186.827 hectáreas, repartidas entre 28 municipios de la Sierra de Huelva; surcado por una red fluvial recogida en tres cuencas hidrográficas: la del Guadalquivir (Rivera de Huelva), del Guadiana (Caliente, Múrtigas, Ingenio) y del Odiel (Rivera de Linares, Rivera de Santa Ana).

Choperas, pinares de pino negral y piñonero y eucaliptos son especies foráneas que han sustituido al bosque autóctono original. Éste se compone principalmente de encinas, acompañadas de alcornoques y quejigos en las umbrías y vaguadas, y de un matorral de coscojas, cornicabras y zarzaparrillas. En las dehesas de Cala y Aroche existen magníficos ejemplares de quejigos, reliquias de antiguos bosques.

En tan sólo algunos enclaves, como en el Cerro del Castaño, en Castaño del Robledo, se extienden algunos robledales dispersos de rebollos o robles melojos, especie muy mermada por su uso como fuente de leña en las últimas décadas aunque, quizás por eso, en la actualidad muy mimada.

Entre las especies de rapaces que nidifican regularmente en el Parque se hallan la cigüeña negra, el águila real y el cernícalo primilla.

Las dehesas de encinas y alcornoques proporcionan el hábitat a especies como el gato silvestre, la gineta, el zorro, la garduña, y a otras de gran valor cinegético como el jabalí o el ciervo, reintroducido durante los últimos años. Aquí nidifican el ratonero, los milanos negro y real y el buitre negro.

Sierra del Castaño, el techo verde

Es el principal dorsal de la Sierra de Aracena, compuesto por un conjunto de formaciones accidentadas y topográficamente muy elevadas, que disfruta de unas condiciones pluviométricas especialmente favorables. La presencia de un bosque caducifolio bien conservado y de una amplia diversidad botánica son sus principales valores, aunque los robledales fueron sustituidos por castañares y sobreviven muy marginalmente.

La relevante presencia de poblaciones como Castaño de Robledo, Fuenteheridos o Alájar, enriquece la variedad paisajística de este espacio, de unas 7.000 hectáreas, en el que los espacios naturales han coexistido de forma integrada con la agricultura tradicional en regadío y la ganadería.

En la Sierra del Castaño, hay que destacar los Riscos Altos, el punto más alto de toda la sierra con 962 metros de altura, y en el que se conserva el citado bosque de robles.

Trámites Relacionados

    Actualmente no hay información

Eventos Relacionados

    Actualmente no hay información

Últimas Noticias